25/3/16

Un sordo infinitivo nos asalta


















nos educaron para
evitar lo que amamos

es por eso que baila
sobre tumbas de arena
nuestro cuerpo leve
y el viento dice
lo que siempre dijo:
un perfume sin causa,
ese idioma de la piel
que no se habla



























la jeta subterránea 
siempre empuja:
está embobada con el cielo
y, en tren de escupitajo,
sueña luz

no hay ardid humano ni ceguera
que detenga aquello
que, sin agua y sin sol,
insiste en la caverna módica 
del pensamiento,
en la arena movediza de su cuento
ya contado
para siempre





















el habla nace
y crecen las hablas como ácidos,
son lluvias de amor,
son llagas y son risas
en los límites del cuerpo

un sordo infinitivo nos asalta 
en nuestro puro decir,
en nuestro andar tras el silencio





















no es un dibujo del habla
ni el ring de los sentidos,
no es mezcla de mente con paisaje
ni regocijo de herida echando tinta,
es solo nuestro nombre borroneado
recogiendo migas de la voz,
es encantamiento de curva peligrosa,
delito bello en un mundo mal habido,
es un ritmo en el pecho
discutiendo con el tosco, aburrido corazón,
voz pequeña que produce el rozamiento,
música perdida en la piel,
perdida para siempre y vagabunda 
como un verso sin olvido








13/2/16

más acá

se achican los lápices
hasta desaparecer

caminan las paredes
hacia el centro de la casa

los papeles dibujados en bandada
cobran luz indecorosa
y se besan con los ojos
del viajero

















,,,,,,,


más acá

ya mismo le aplico
tu nombre
a un fantasma
por la espalda

pero no puedo separar
la sustancia de la vida
y servirla en tu plato

solo mi boca sucia
te hace tan mortal

te quisiera más acá 
escribiendo adiós con el dedo
o cualquier otra palabra
con cualquiera de las partes 
de tu cuerpo


,,,,,,,


que se duerma todo pensamiento,
que el sonido de unos pasos,
a lo lejos,
aparezca

que esos pasos sean los míos
yo quisiera


,,,,,,,



aquello que de los otros 
más me inquieta
hace un túnel por abajo
de todas las palabras conocidas
y me encuentra

4/2/16

Sapitos imposibles







































abundan aquí
los sapitos imposibles

los puedo ver escupiendo y resoplando
para deshacerse de pelos ajenos

no fácil comprenderlos
para quien tenga al menos una mano;
ellos, en cambio,
tienen ventosas, roldanas y palancas

se desmaterializan con notable talento:
un solo beso breve
puede convertirlos en luz

no se conoce suspiro cuyo peso y tamaño
superen
la suma de las partes
de un sapito imposible mediano